test

Mónica Fraile

Soy periodista y comunicadora para el bienestar.

Durante gran parte de mi carrera profesional en radio y televisión me he dedicado a contar noticias, muchas de ellas, -como podéis imaginar- negativas y nada constructivas: sobre conflictos, peleas, guerras, muertes, accidentes, atentados…Vivimos en un mundo en el que todo eso sucede y mi trabajo ha sido informar sobre la actualidad durante muchos años. Pero la vida no es solo eso. 

Sobre todo, ahora, en los tiempos que vivimos, necesitamos equilibrar la balanza con cosas que nos aporten estabilidad, armonía y felicidad. Y eso solo es posible iniciando un viaje hacia el interior de nosotros mismos pues es allí donde está todo el potencial para conseguirlo.

Yo comencé ese viaje -seguramente como muchos- impulsada por las circunstancias y por una imperiosa necesidad de sentirme mejor. En 2013 perdí un trabajo que creía estable y por el que había peleado durante mucho tiempo (fue despedida en el ERE de Telemadrid donde trabajé más de 10 años y anteriormente en otros medios) y entonces mi universo se desmoronó. Estar en el paro y no encontrar trabajo te golpea emocionalmente y te hace dudar de todo. Llega un momento en el que pierdes el norte y no sabes ya qué hacer, intentar o a quién dirigirte. En medio de aquel tsunami, en el que mi objetivo era reinventarme, la vida me seguía llevando aunque a mí no me lo pareciera. Primero llegó el yoga. Empecé a practicarlo y todas aquellas emociones empezaron a salir y a equilibrarse. Después apareció el Reiki en mi camino. La formación en esta terapia energética complementaria holística de la que soy maestra avalada por la Federación Española de Reiki desde 2015 supuso un punto de inflexión en mi vida. Aprendí que somos energía, que también los pensamientos son energía y que tienen el gran poder de crear y cambiar nuestra realidad. Y así comencé a explorar una nueva senda: la de la autorrealización y el desarrollo personal y espiritual. 

Desde entonces son muchas las fuentes que he estudiado, de las que me he nutrido y en las que me he formado: mindfullness, meditación, terapia de sonido con cuencos tibetanos, entrenamiento con Un Curso de Milagros, Ho’oponopono o técnicas chamánicas, entre otras.

A estas alturas de aquel viaje que inicié, puedo decir que el cambio es visible y notorio en mí. Sigo siendo una persona informada (dirijo los Servicios Informativos en Radio Inter), pero vivo de una manera mucho más saludable, equilibrada y feliz. 

“Transmites paz y seguridad” -me suelen decir-. Y eso es, en gran parte, porque he dejado de buscar fuera para aprender a encontrar dentro. 

He reseteado juicios y valores.

Ahora mi misión es comunicar para el bienestar: compartir con los demás todo lo que a mí me ha servido para construir una vida mejor y más plena.

Vidarmónica es un sueño hecho realidad, un espacio donde confluyen muchos caminos de aprendizaje y de superación personal. Es un regalo poder compartirlo contigo.