¿Cómo la meditación te puede cambiar la vida?

meditación
meditación

La meditación es una práctica milenaria para una vida más plena, armónica, saludable y feliz.

Meditar nos ayuda a calmar la mente, centrar la atención y entrar en estados de equilibrio, y paz interior que contribuyen a fortalecer la salud en general y a desarrollar más pensamientos positivos, mayor empatía y más estabilidad mental y emocional.

¿Quién inventó la meditación?

La mente tiene unos 60.000 pensamientos al día y la mayoría de ellos son negativos. Cierto es, que en los tiempos que vivimos, en la era de las nuevas tecnologías, estamos sometidos a muchos más estímulos e información que nuestros antepasados, por eso, quizás necesitamos más la meditación. El cerebro, sin embargo, sigue funcionando exactamente igual que en los orígenes de la humanidad. La misma reacción al miedo, al dolor, a la muerte, al placer o a la felicidad.

Monje budista meditando con una mano sobre la otra

En esencia no hemos cambiado.

Hace 800.000 años que el Hombre descubrió el fuego. En principio, fue un símbolo de supervivencia pero con el tiempo también de iluminación y de una conexión espiritual que perdura hasta nuestros días y acompaña en muchas ocasiones a la práctica meditativa de la clase que sea.

Se puede encender una vela por un ser querido que murió o cómo símbolo de iluminación, por ejemplo, para meditar o con la intención de hallar paz y tranquilidad o simplemente claridad mental para resolver un problema.

Primeras referencias escritas de la meditación

La primera referencia escrita sobre meditación data de los siglos XV a XII a.C.

Son los Rig Veda, una colección de himnos escritos en sánscrito védico que se transmitían oralmente.

Así consta  en el libro “Psicología, meditación y espiritualidad” coordinado por el catedrático en Psicología, José María Prieto (al que entrevistamos en el Programa 2 de Vidarmónica «Vida plena. Salud, yoga y meditación»). En él participan 17 autores, profesores universitarios de psicología o de psiquiatría con sexenios de experiencia.

La investigación, y el hecho de que la meditación sea una práctica cada vez más necesaria y extendida antes los tiempos que vivimos, sobre todo, desde la llegada del mindfulness, nos demuestra que no hemos inventado nada y que debemos volver a lo esencial, a aquello que se practicaba ya hace milenios.

El iluminado trabaja su mente y cultiva, faltaría más, sus sagrados pensamientos, pues, a lo largo y ancho, la consciencia luminosa al tanto está de todos los fenómeno”

Himno 81 – Rig Vega

Y además, -como menciona José María Prieto en el citado libro- el estado meditativo ni siquiera es exclusivo del ser humano.

Animales en posturas de yoga

Los animales intuitivamente también buscan esa conexión especial con el bienestar practicando, por ejemplo, sus particulares posturas o asanas de yoga sin necesidad de profesor o de asistir a clase.

Así, podríamos decir que el yoga en sí, constituye una práctica meditativa multi-milenaria en movimiento también para los animales.

Beneficios de la meditación

La meditación tiene múltiples beneficios a nivel físico, mental, emocional y desarrolla también la parte espiritual presente en todos los seres humanos.

  • reduce el estrés y la ansiedad
  • contribuye a potenciar la memoria
  • aumenta nuestra capacidad de concentración
  • aporta equilibrio emocional
  • facilita o mejora la calidad del sueño
  • mejora la salud en general
  • puede ayudar a reducir el dolor
  • disminuye la tensión
  • es una aliado para regular la presión arterial

Diversos estudios han demostrado que la meditación activa conexiones del cerebro asociadas a los sentimientos de empatía, compasión y amor altruista.

Cuando una persona está meditando entra en coherencia, alineando su mente y su corazón, su parte racional y su parte intuitiva.

Meditar nos ayuda, por lo tanto, a ordenar el puzzle de pensamientos y emociones que somos y a poner orden en nuestro interior.

¿Qué no es la meditación?

  • La meditación no es una religión aunque orar es ya en sí misma una forma de meditar.

Muchas meditaciones están inspiradas en tradiciones espirituales antiguas y modernas, pero su práctica no requiere que profeses ninguna fe o creencia en particular.

  • La meditación no es una creencia. Puedes no creer en Dios o en un Ser o inteligencia superior, pero puedes creer en ti y enfocarte en construir una vida con más salud y felicidad.
  • La meditación no es solo para gurús con turbantes que son capaces de ponerse la pierna sobre la cabeza o de realizar a la perfección la postura del Buda.

Cualquiera puede meditar y podemos empezar practicando la atención plena o mindfulness unos minutos al día. Eso nos ayudará a calmar nuestra revolucionada mente, muchas veces atascada en una maraña de pensamientos que nos provocan una montaña rusa emocional de la que no somos capaces de salir y que se alimenta tóxica y vertiginosamente, dejándonos a menudo la sensación de pérdida de control, ansiedad y vacío.

  • La meditación no es una moda, es una forma efectiva de entrenar la mente.
  • Meditar no es dejar la mente en blanco, es darle un foco, un ocupación.
Buda cara meditacion caña bambu gotas de agua

¿Qué es meditar?

Meditar consiste en centrar la atención, aquietar la bulliciosa mente y en poner el foco principalmente en tu interior.

Con la práctica irás conectando con lo más profundo de ti, con el amor, la intuición, la creatividad, la alegría o la paz interior que eres y que nadie ni nada fuera de ti será capaz de darte. Todas las respuestas están dentro de ti. Y lo descubrirás meditando y cultivando esa inteligencia que habita en tu interior.

Hay una forma de meditación-mindfulness que se puede practicar en movimiento. Puede ser caminando o limpiando los platos, siempre que concentremos nuestra atención solo en lo que estamos haciendo y en las sensaciones que nos provoca. No importa que nos distraigamos, al principio incluso muchas veces. Se trata de traer de vuelta la mente a lo que estamos haciendo sin enfadarnos ni torturarnos por ello.

La mente es como un mono loco

Ya lo dicen los budistas, que en esto nos llevan siglos de adelanto. La mente es a menudo como un mono loco que salta sin parar de rama y rama sin ton ni son, sin control; por lo tanto, para intentar controlar al mono, hay que darle una tarea. Frente a la atención dispersa, con la meditación crearemos una atención enfocada.

Esto nos ocurrirá también cuando practiquemos la meditación con los ojos cerrados. Los pensamientos surcarán nuestra mente distrayendo nuestra atención. La clave es no pelearnos con ellos y dejarlos ir como nubes que pasan. Volver cariñosa y pacientemente una y otra vez a lo que estamos haciendo.

Mujer meditando frente al agua de espaldas haciendo chin mudra

¿Cuál es la postura para meditar?

Para empezar a meditar, lo más aconsejable es que te sientes en una postura cómoda con la espalda recta, los pies bien plantados sobre el suelo, las manos sobre el regazo -con las palmas hacia abajo o hacia arriba apoyadas sobre los muslos-  y con los ojos cerrados.

Los practicantes más avanzados utilizan la posición de loto o posición del Buda, pero no te la recomendamos si no estás acostumbrado y te causa incomodidad que pueda distraer tu práctica meditativa.

Y sí, también puedes meditar tumbado aunque se desaconseja porque puedes quedarte dormido/a. Pero hay personas que son incapaces de mantener una postura por distintas dolencias o limitaciones físicas.

Puede que incluso deban permanecer en cama; así que lo más importante no es cómo sino el hecho de practicar la meditación, incluso si hay niños alborotando a tu alrededor. Tú eres quien mejor puede diseñar tu propia manera; la que te va mejor para meditar.

Ahora ya estás listo/a para empezar.

Despeja tu mente de creencias o prejuicios sobre la meditación.

Que no te limite lo que piensas de ella a priori o lo que crees que es. Prueba a meditar y simplemente siente.

¡Ah! Esa excusa de “no tengo tiempo para esto” que puede que ya esté en tu cabeza, es un obstáculo para tu paz interior y bienestar. El que quiere, puede.

¡De verdad, no dispones de unos minutos al día!

Te invitamos a escuchar nuestras meditaciones guiadas.

Recomendaciones

Psicología, meditación y espiritualidad

La biblia de la meditación